Beneficios tributarios de renovaciones tecnológica

¿Pensando en contratar servicios de renovación tecnológica? Le compartimos algunos de los principales beneficios y aspectos tributarios que debe considerar a la hora de tomar la decisión más conveniente para su negocio.

Beneficios tributarios de las renovaciones tecnológicas

Sumados a los diversos beneficios financieros, administrativos y operacionales que pueden suponer optar por un contrato de renovación de tecnología en lugar de hacer una inversión considerable en la adquisición de equipos de tecnología, es posible identificar algunos beneficios tributarios frente al impuesto de renta y complementarios, así como frente al impuesto sobre las ventas, que deben ser tenidos en cuenta a la hora de decidir contratar servicios de renovación de tecnología.

Deducibilidad del 100% del pago del canon de arrendamiento de los equipos, en el mismo periodo fiscal en el que fueron pagados.

Tal y como se encuentra previsto en el Estatuto Tributario es el propietario o usufructuario del bien aquel beneficiario de la deducción que del mismo se pueda llegar a hacer, por tanto, como propietario de los bienes tecnológicos, se podría acudir a la deducción por depreciación. Sin embargo, la deducción de esta depreciación está supeditada a las tasas anuales por depreciación contempladas como el límite máximo de deducibilidad por periodo fiscal, así como la vida útil de los equipos tecnológicos, la cual vale la pena mencionar, fue extendida por la reforma tributaria introducida mediante la Ley 1819 de 2016.

A diferencia de lo anterior, bajo el modelo de renovación tecnológica, el canon de arrendamiento podrá ser deducible en un cien por ciento (100%) como gasto operativo en el mismo periodo gravable en el que el contribuyente incurra en el mismo, estando supeditada esta deducción solo a los requisitos generales de deducibilidad contemplados en nuestro ordenamiento jurídico, que son: i) necesidad, ii) proporcionalidad iii) relación de causalidad con la actividad productora de renta.

IVA asumido será proporcionalmente menor y será igualmente descontable.

Al no encontrarse en ninguna de las exclusiones o exenciones expresamente previstas en nuestro Estatuto Tributario, el impuesto sobre las ventas generado en servicios tales como el arrendamiento de equipos tecnológicos, se encuentra gravado a la tarifa general del diecinueve por ciento (19%), tarifa igualmente aplicable a la adquisición de estos.

Sin embargo, considerando la base gravable a la cual le es aplicable esta tarifa, el IVA generado en la renovación tecnológica será proporcionalmente menor al que se generaría en la adquisición de esta clase de dispositivos, rubro al que se le podrá dar el tratamiento de IVA descontable en la determinación del impuesto sobre las ventas a cargo. Ahora bien, se debe tener presente que, en caso de no poder recibir el tratamiento de IVA descontable, este monto podrá ser tomado como costo o gasto, de cumplir los supuestos normativos para ello, en el impuesto sobre la renta.

Finalmente, vale la pena mencionar que cualquier carga tributaria nacional o territorial que sea introducida a nuestro ordenamiento jurídico mediante las latentes reformas tributarias, que lleguen a gravar la posesión de esta clase de dispositivos, estará en cabeza del propietario de los mismos y nunca a cargo de usted, como arrendatario, lo cual refuerza la eficiencia y conveniencia tributaria de los contratos de renovación tecnológica.

Santiago Arbouin